Posicionamiento ante la huelga de Metges de Catalunya el 13-O

Posicionamiento ante la huelga de Metges de Catalunya el 13-O

Area de Sanidad/ Salud de Podem Catalunya.

Ante la convocatoria de huelga de médicos de Atención Primaria (AP) por parte de Metges de Catalunya (MC), queremos manifestar:

Muchos años después de la Reforma de la Atención Primaria (RAP), y pese a las reiteradas declaraciones por parte de la administración de que la AP es el eje del sistema sanitario, no se le ha dotado de presupuesto ni de competencias para que pueda ser realidad.

Los recortes que el govern llevó a cabo desde 2010, pasando de un 18% de presupuesto de salut dedicado a AP en 2010 a un 15% en 2017 (últimos presupuestos sin prorrogar),  comportaron una sobrecarga de trabajo insoportable a los profesionales de la AP y consecuentemente, un deterioro progresivo en la asistencia.

Los ciudadanos han visto como se cierran o se recortan servicios, se externalizan otros, se prescinde de miles de profesionales y aumentan de forma espectacular las listas de espera para ser visitados por su profesional de referencia en AP. Todo ello ha comportado que se afectara la continuidad y la longitudinalidad de la asistencia, que forman parte del ADN de la AP y que mejoran la salud de la población.

Hace años, que el personal de la AP trabajen por encima de sus posibilidades, llegando a afectar a su motivación y a su salud. Sin tiempo para poder atender a sus pacientes, se perdió el arma principal de la AP, su auténtica tecnología “punta”. Se daban, entonces las condiciones para el desastre que ha llegado después.

La pandemia de COVID-19 ha sido la prueba de estrés para el sistema que ha evidenciado que nuestra sanidad no era la “mejor”-como publicitaban– y que nuestros gestores todavía menos. Se cerraron total o parcialmente algunos CAPs, no se protegió con los EPIs indispensables a sus trabajadorxs, y en lugar de reforzar  la AP y la Salud Pública,  se optó por derivar todo lo relacionado con la Covid-19 a los Hospitales a través de un servicio (061) que estaba en manos de una empresa concertada (Ferrovial) y que se colapsó desde el principio.

Fueron algunas entidades, algunos partidos políticos y los movimientos sociales y profesionales, los que con su movilización, forzaron a que Salut recapacitara, corrigiera  y diera más protagonismo y funciones a la AP, pero era previsible que sin dotarla de medios humanos ni materiales todo abocaría al fracaso.

Hay motivos sobrados para convocar una huelga de la sanidad pública, y en concreto de la atención primaria. Es legítimo e incluso necesario que así sea si la administración insiste en sus políticas de recortes, expolio y de menosprecio a lxs profesionales de la AP.

Sin embargo, para que se puedan forzar los cambios que la AP necesita son necesarios acuerdos entre el máximo posible de las fuerzas políticas, sindicales y movimientos profesionales y sociales.

La AP está formada por distintos profesionales, que trabajan en equipo (EAP) para que su labor sea más efectiva, luego una huelga debería incluirlos a todos, en sus diversas disciplinas o funciones, y no sólo a una parte.

Es necesario reivindicar que mejoren los salarios, y las agendas, que se intente fidelizar a lxs profesionales para retenerlos en el sistema público de salud, pero también es necesario que las medidas que se proponen no vayan en contra de los principios básicos de la Atención Primaria y Comunitaria, como la longitudinalidad, porque es entonces cuando la salud de la población está en riesgo.                               

Las actuales prácticas, implementadas por el Departamento y el ICS, con la sistemática liquidación de las visitas presenciales necesarias, el abuso de la barrera de disuasión telefónica, el posponer o simplemente eliminar las funciones básicas de la AP, familiar y comunitaria, en controles seguimientos de crónicos, agenda de prevención, y agravado por la sobrecarga de nuevas tareas en estos momentos tan críticos de afectación de la salud de la ciudadanía suponen una autentica demolición premeditada del sistema de salud y de la AP por la que se ha luchado y luchará

Como consecuencia de los acuerdos de salida de huelga de 2018 firmado por el ICS y MC (Metges de Catalunya), la longitudinalidad acabó gravemente afectada allí donde se aplicaron. Lamentablemente, el ICS no tuvo en cuenta las reivindicaciones que plantearon ya  entonces  Rebel·lio Atenció Primària, y  FoCAP, y que contaban con un amplio consenso entre movimientos sociales y cuidadanía.

Para Podem Catalunya, es imprescindible para apoyar una huelga de la AP que se tenga en nuestra  la vocación “primarista”, que significa que la AP debe ser el eje del sistema sanitario, con un presupuesto como aconseja la OMS sobre el 25% de la inversión sanitaria global, que se dimensionen plantillas y se reviertan los recortes de 2008 nunca recuperados, que se mejoren los salarios y las condiciones de trabajo incluida la estabilidad y la seguridad de todxs los profesionales y trabajadorxs de la AP, que se acabe con los contratos precarios y se pueda conciliar la vida familiar con la profesional, y que además se tenga en cuenta de forma efectiva a la población y las entidades sociales organizadas a la hora de planificar y gestionar.

El momento es especialmente delicado con un Govern en funciones y sin capacidad ni competencia de resolución efectiva. Pero sobretodo con una evolución de la pandemia más que preocupante, también en Cataluña, con muchas patologías agravadas por el impacto de la crisis, con una ciudadanía confundida y temerosa a la vista de la mala gestión de estos meses Deseamos que más pronto que tarde, las condiciones antes reivindicadas se den, para poder forzar los cambios profundos que necesita la AP, unas condiciones que no se dan en esta huelga, de escaso espectro y corta mirada, y que no podemos apoyar.

Quant a l'autor

Podemos subscriber